¿EN QUÉ PUEDO AYUDARTE?

 

Piensa durante unos segundos en cómo es tu vida ahora mismo… ¿hay algo que te gustaría cambiar?

  • Tomar una decisión pero sientes que eres incapaz de tomarla
  • Trabajar tu nivel de autoestima
  • Mejorar alguna de tus relaciones o deshacer conflictos
  • Gestionar alguna emoción o hábito que te hace daño
  • Encontrar motivación y vocación
  • Superar una situación de crisis personal
  • Te sientes perdido/a y no sabes por donde tirar

 

Si la respuesta es NO, me encanta que estés aquí leyéndome aunque quizás no pueda ayudarte mucho 😉 . Solo puedo decirte…¡Muchas felicidades por tener la vida que deseas!

 

Si la respuesta es SI y te has visto reflejado en alguna de las situaciones que he listado arriba, o en estas de aquí, has llegado al lugar indicado. No porqué yo sea maga o algo por el estilo ¡Ojalá, qué fáil sería todo! 😉

Sé que te puedo ayudar porque he estado como tu. Conozco al dedillo esa inquietud interna que se va despertando cada dos por tres, ese movimiento interior que nos está gritando que algo tiene que cambiar. Y te aseguro que no dejará de gritar hasta que lo hagas. No es nada malo, solo es tu esencia diciéndote lo que quieres de verdad.

Para aprender cómo llegar hasta esa voz, llevo más de 15 años estudiando la mente y su comportamiento hasta llegar a una conclusión aplastante.

NO CREAS TODO LO QUE PIENSAS.

 

Llegar a esta frase me costó mucho. Entenderlo fue difícil aunque, desde entonces, liberador 🙂 Lo puse en práctica en seguida conmigo misma y quiero compartirlo contigo.

Tus creencias son las que condicionan tu manera de ver y de sentir, por lo tanto, condicionan tu realidad. Si quieres cambiar algo de tu vida, alguna emoción, alguna conducta, algún resultado…solo sucederá cuando cambies o transformes esas creencias, que ni siquiera tu sabes que tienes (o sí).

 

 

¿CÓMO TRABAJO?

 

Como cada maestrillo tiene su librillo, durante años elaboré mi método Creer para Crear y me apasiona poder compartirlo contigo. 

Para no aburrirte con cosas técnicas, te lo resumo así:

Uní todo lo que aprendí en Neurociencia (estudié el cerebro y como influye en el pensamiento y comportamiento ) y lo apliqué a toda mi formación profesional en Coaching. Qué matrimonio más perfecto y más resolutivo 😉

 

El funcionamiento y las herramientas son sencillas. Cuando entendiendes cómo funciona tu mente, tomas consciencia como nuestros pensamientos y creencias son los que crean nuesta realidad.

Por lo tanto, si quiero cambiar algo de la realidad, el secreto está en cambiar mis creencias. ¡Ala, ya te he desvelado la magia!

 

Con este método consigues alcanzar tus metas o todo aquello que te propongas de una manera eficaz y en menos tiempo.

 

 

Piensa de nuevo en algo que quieres conseguir, que sueñas, que deseas … pero que por algún motivo no estás consiguiendo…

¿Cómo te hace sentir?

 

Y ahora piensa…

¿Cómo sería tu vida si la vivieras de acuerdo a como tu eres y no como quieren los demás? ¿Cómo te sentirías?

Solo respondiéndote a esas preguntas ya puedes ver un poquito de luz ,¿es así? 🙂

 

 

Te animo a que des el primer paso hacia el cambio que deseas. Sé que muchas veces es difícil tomar esa decisión, pero te garantizo 100% que valdrá la pena.

 

“La inversión en uno mismo, SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE da los mejores beneficios”

 

 

Neurociencia aplicada al Coaching

 

Soy esa niña que todo el mundo decía que era un alma inquieta y fiel creyente en el potencial de las personas. Al final de la adolescencia, y tras pasar una grave enfermedad como la anorexia nerviosa, sentí que mi misión pasaba por aportar valor por y para las personas. Desde entonces mi pasión por viajar aumentó mi inquietud por conocer lo que había fuera, sin darme cuenta que el mayor viaje lo inicié desde dentro.

Por aquel entonces, tener una carrera parecía que era “lo que tenía que ser ” y entré en Pedagogía en la Universidad de Barcelona.

Así es como me convertí en una pedagoga que decidió no ejercer al encontrarse de cara con el sistema educativo convencional, su método y sus valores. Había cosas que no me encajaban y supe que mi aportación no pasaría por seguir unas directrices en las que no creía.

Leer más