Cómo superar una CRISIS y salir reforzado de ella

Superar una crisis no es fácil cuando nuestra mente nos bombardea con frases catastrofistas.

“Siento que no hay salida”, “no voy a poder superarlo”, “nunca me había sentido así de mal”… estos fueron algunos de mis pensamientos recurrentes desde la noticia de mi cáncer de mama hasta que tomé una de las decisiones más importantes de mi vida.

Muchas veces pasamos por momentos donde no somos capaces de ver los colores, es como si, de repente, llevásemos puestas unas gafas muy oscuras que nos aportan confusión, malestar y una sensación paralizante.

 

como superar crisis

 

En mi caso, tras muchos meses cegada, al final entendí que si llevaba esas gafas opacas que me impedían ver lo de fuera, es que quizás había llegado el momento de mirar hacia dentro. Sin duda, ese viaje interior es uno de los viajes más difíciles en la vida de cualquier persona. Y por este motivo he decidido hacer este post por si alguien se identifica y le puede ayudar.

 

La palabra crisis, socialmente, lleva una connotación negativa. Crisis personal, crisis de valores, crisis económica, crisis de pareja…Cuando mencionamos que estamos inmersos dentro de cualquiera de estas situaciones, siempre significa que algo está mal. Hasta ahí puedo estar más o menos de acuerdo.

Aunque yo opino que esas crisis solo nos están diciendo una cosa : “para, observa y siente lo que está pasando”. Es en ese momento cuando tenemos dos opciones:

A- Quedarnos inmóviles y regozijarnos en nuestra desgracia, alimentándonos de culpa y cargando la responsabilidad de lo que sucede en algo externo (papel de espectador de tu vida).

B- O tener la determinación de querer que la situación cambie y coger la responsabilidad que lo que estamos sintiendo no tiene tanto que ver con lo que pasa fuera, como lo que está pasando en nuestro interior ( papel de protagonista de tu vida).

 

 

Ahora quizás me dices: “Ya, toda esa palabrería es muy fácil de decir, pero ¿como lo hago?”. Nadie puede decirte como hacer nada, tu eres el que tiene que decidir como hacerlo. Yo solo voy a plasmar mi opinión y experiencia vivida a través de mis clientes y en la mía propia, por lo que me voy a centrar en las crisis personales y emocionales. Aunque quizás mejor, empecemos desde el principio…

 

 

¿QUÉ ES UNA CRISIS EMOCIONAL Y CÓMO SE CREA?

 

Toda crisis se inicia a partir de un desequilibrio. En el caso de las crisis personales, algo sucede en un momento dado que lleva a tu mente a colapsarse porque “cree” que no tiene los recursos para enfrentarse a ello.

Por lo tanto avanzo que quien genera la crisis no es lo que te sucede, el conflicto en sí, sino la manera en como percibes e integras en tu vida eso que sucede. Por ese motivo, hay personas que se hunden ante determinados hechos y otras no.

 

La vida es un 10% de lo que te ocurre y un 90% de cómo reaccionas a ella.

 

 

Existen dos detonantes para que se produzca ese desequilibrio que nos lleva a la crisis:

 

1- FACTORES EXTERNOS como accidentes, despidos laborales, enfermedades graves, situaciones de violencia, el fallecimiento de alguien querido…en definitiva, cualquier “hecho” externo a nosotros que implique un cambio drástico y desequilibre nuestro entorno actual.

 

2- FACTORES INTERNOS como insatisfacción con nosotros mismos, falta de motivación en cualquier cosa en la vida, sentirse rechazado, creer que no podemos manejar las situaciones que nos suceden…

En resumen, todo aquello que implica como nos vemos nosotros mismos en nuestra vida y como sentimos un desequilibrio en nuestro interior. Cuando esto sucede, no hay nada externo, sino que somos nosotros mismos que creamos ese desequilibrio de manera inconsciente para producir algún tipo de movimiento que nos lleve a crear esa vida que de verdad queremos. Dicho de otra manera, nuestra “esencia”, “alma” (llámalo como quieras) crea una crisis interna para que despiertes y actúes.

 

 

Cualquiera que sea el factor, lo percibimos como algo nuevo que amenaza. Prevemos que nuestra vida va a cambiar y eso nos genera estrés y miedo, dos mecanismos de autodefensa que usa nuestra mente cuando “interpreta” que lo que viene es mayor que nosotros, que no tenemos herramientas para hacerle frente.

( Aquí te dejo un post sobre como “cambiar” el tamaño de los problemas )

 

PROCESO DE UNA CRISIS PERSONAL

 

Podríamos decir que una crisis pasa por 3 fases:

1- Ese miedo que se genera cuando sucede el hecho concreto o cuando empiezas a notar que algo no está bien dentro de ti, suele traer PARALIZACIÓN. El miedo es una emoción básica que nos quiere proteger y ante cualquier amenaza crea un estado de shock que te detiene, física y mentalmente. Son tantas las emociones que sentimos y la incomprensión que habita en nosotros que nos quedamos quietos, de forma inconsciente, en un intento de intentar buscar una solución.

Recuerdo cuando me dieron la noticia en el hospital que salí de ahí sin articular palabra, fui como un robot a planificar la intervención, me fui para casa y me quedé mirando la pared horas. Este knockeo duró varios días hasta que llegué a la siguiente fase…

 

 

2- Cuando empezamos a salir del estado de shock nos damos cuenta que nos tenemos que poner en marcha, que algo hay que hacer. En mi caso, no podía estar eternamente mirando la pared, obvio.

Pero en el momento en que quieres moverte, la mente crea una nueva jugada : la INCERTIDUMBRE y las preguntas… Sabemos que tenemos que empezar a tomar decisiones, pero nos empiezan a asaltar todo tipo de dudas:

¿Cómo voy a poder seguir a partir de ahora?, ¿cómo lo voy a hacer? ¿por qué ha pasado? .

Empezamos a estar dubitativos con todo, cambiamos de opinión cada poco y se instala una especie de caos en nuestra mente que hace que perdamos muchas veces el control en un intento de poder entender qué es lo que ha ocurrido. Lo que en psicología se llama ansiedad confusional.

 

 

3- Esa fase nos lleva a la del MIEDO IRRACIONAL. Nos asustan un montón de cosas que antes ni siquiera tenían nuestra atención. No hay ninguna amenaza real, pero el desequilibrio producido y el caos de pensamientos nos lleva a crear e imaginar situaciones en nuestra mente que no tienen nada que ver con la realidad.

 

 

Quizás ahora estás pensando…¡Madre mía! Qué drama tener una crisis, ¡qué horror!.

 

Pues voy a darte la primera buena noticia…pasar por una situación de crisis alguna vez en tu vida puede ser uno de tus mayores aprendizajes. Como te comentaba al principio, sacar tus emociones a pasear y verles la cara, es muy positivo para tí aunque cuando lo hagas en un primer momento quizás duela un poco.

Por ejemplo, mira la cultura china cómo escribe la palabra crisis:

escritura crisis en chino

 

¿Interesante, no? 😉

 

La segunda buena noticia es que las crisis son temporales, pueden durar desde días hasta años. Y… ¿De qué va a depender su duración? ¿Lo adivinas?. De tí.

Para que te hagas una idea de cuanto dura una emoción, aquí te dejo dónde descubrirlo. 

 

Y la tercera buena noticia es que vamos a ver qué cosas podemos hacer para encontrar esa salida que no vemos cuando estamos en medio del caos.

 

Te avanzo que no hay soluciones rápidas ni mágicas para superar una crisis.

Aunque si que podemos hacer cosas, porque recuerda que es NUESTRA RESPONSABILIDAD, DE NADIE MÁS, SALIR DE AHÍ.

Por lo tanto requiere de nosotros una inversión de tiempo, esfuerzo y a veces dinero. Pero sobretodo, la determinación de querer cambiar y hacerlo. La buena voluntad no sirve si no hay acción.

Así que vamos a por ello 😉

 

COSAS QUE PUEDES TRABAJAR PARA SALIR REFORZAD@ DE UNA CRISIS

 

Ten en cuenta que vivir una crisis es un proceso interno de constante movimiento en el que vas sanando, superando, entendiendo, procesando y evolucionando. Todo tiene que suceder para que el objetivo de la crisis se cumpla.

 

-Sea un factor externo o interno el que te ha llevado a una situación de crisis personal/emocional, tras pasar las 3 fases que hemos comentado un poco más arriba, hay que trabajar algo muy importante : LA ACEPTACIÓN DE LA NUEVA REALIDAD. Por mucho que sigamos dándole vueltas, e intentemos no ver eso nuevo que está pasando, la realidad a día de hoy es la que és. No podemos ser Marti McFly en Regreso al futuro y viajar al pasado para cambiar cosas desde allí. Las podemos empezar a cambiar a partir de ahora, aquí .

 

-En ese trabajo de aceptación también incluimos ASUMIR Y ABRAZAR ESTA CRISIS que estamos teniendo. Se que suena muy poético e utópico, pero nos tenemos que dar permiso para estar mal.Es un proceso por el que tenemos que pasar para llegar al siguiente nivel, para crecer y para tener uno de esos aprendizajes que marcarán la nueva persona que vamos a ser a partir de entonces.

 

-Es importante RECONOCER QUÉ EMOCIONES estamos teniendo : ira, rabia, tristeza, envidia…No pasa nada por admitir que sentimos algo, no somos peores personas por eso ni más vulnerables. SOMOS PERSONAS, Y LAS PERSONAS TENEMOS EMOCIONES. Si no sintiéramos seríamos un palo 😉

 

Toda emoción que no es reconocida y aceptada se vuelve autodestructiva

 

-Aunque te parecerá un poco raro, hemos de “HABLAR CON ESA EMOCIÓN” , escuchar lo que nos quiere decir y dialogar con ella. Te puede parecer muy freaky esto pero cuando conseguimos reconocer y aceptar eso que estamos sintiendo, nuestro cerebro también lo localiza y en ese momento sabe que algo puede hacer con eso.

Recuerdo que cuando decidí salir de mi crisis al tocar fondo, una de las primeras cosas fue aceptar que si, me acababan de extirpar un tumor cancerígeno. Que estaba haciendo un tratamiento que me estaba destrozando y que mi vida era mucho peor que la de mis amigos. Mientras ellos se iban a cenar a restaurantes yo tenía la cabeza calva pegada en el váter vomitando ,me veía como un monstruo y tenía miedo de no volver a ser yo.

 

sos como superar crisis

 

Tuve que aceptar esa rabia y ese miedo que me daba para pasar a la siguiente pantalla, sino aun estaría en mi casa llorando por las esquinas y sin duda, en “game over”.

Y no fue por arte de magia…tuve que empezar a decirme otras cosas. Empecé a cambiar la frase de : “Qué mierda todo, me quiero morir…” a la frase de : “Si, me da mucha rabia como estoy ahora, pero esto no dudará siempre. Tengo que ser paciente que todo cambiará si yo quiero que cambie. COMO SEA MI VIDA DEPENDE DE MÍ”

Esto es uno de los ejemplos, pero como estas habían decenas.

 

En serio, créeme que cambiar mi autodiscurso fue clave para salir del pozo, y lo veo todos los días en mis clientes. Por eso es muy importante, revisar qué es lo que te estas diciendo.

Seguro que hay frases que te repites a ti mismo de manera inconsciente y eso es lo que manifiestas en tu realidad. Normalmente, debido al impacto emocional que te ha producido la crisis, has creado unas creencias que te están limitando y haciendo daño a la vez. A veces son difíciles de saber, por eso es muy aconsejable buscar algún especialista o persona externa que te ayude de manera objetiva a descifrar cual es tu discurso interno, porque en ese discurso tienes la salida.

 

Cuando cambias lo que piensas, cambias lo que sientes…cambias tu realidad.

 

No te preguntes “porque” ha pasado esto, sino cámbialo y pregúntate “para qué”. Cuando tengas la respuesta, entenderás todo.

Encuentra el aprendizaje o la lección escondida detrás de esa crisis y entiende que ésta aparece para ordenar el desorden.

 

Cuando creas que no hay salida, si la hay… Toda crisis trae cambio y todo cambio genera un miedo que tu mente ha creado como escape porque cree que no tiene recursos.

Aunque parezca paradójico el 100 % de mis clientes que han venido a mi por un tema de crisis personal ya tenían los recursos dentro de ellos, solo hubo que estirar un poco y deshacer antiguas creencias. Por eso, la mayoría de veces, alguien que te alumbre y de luz en la zona oscura, te ayuda a salir más reforzado de esa crisis.

 

Para finalizar solo darte un último mensaje…

 

 

como superar crisis coaching