Toma decisiones


A veces las mejores decisiones son las más difíciles de tomar. Como la mente es miedosa por naturaleza te asaltan las dudas, el miedo y la incertidumbre. La posibilidad de equivocarte te espanta y te bloquea.

Muchos de mis clientes vienen porque tienen problemas para tomar decisiones que afectan a diferentes ámbitos de su vida, tanto personal como profesional. Y en realidad, ¡es normal¡.

 

 Nos han educado para que no fallemos, no está permitido cometer errores y eso nos impide avanzar si no sentimos seguridad.

 

Sea lo que sea que elijas, siempre implica una “pérdida”. Nuestra tendencia es fijarnos más en lo que podemos perder que en lo que podemos ganar preguntándote una y otra vez : “¿Me voy a equivocar?”. Esto provoca que vayas retrasando una y otra vez tomar la decisión con el peligro que implica que es que al final te dejes llevar por lo externo, por las circunstancias y no por lo que tu quieres de verdad.

 

DECISIONES

 

¿Por qué es tan difícil tomar decisiones?

El cerebro es especialmente vago, no le gusta ni los cambios ni el riesgo. Con lo que su tendencia siempre será a que te quedes como estás aún sabiendo que esa situación te produce insatisfacción.

Nuestras creencias limitantes empiezan a salir a escena : Qué dirán los demás, seguro que luego me arrepiento, no es el momento, no estoy preparado, no merezco que me pasen cosas buenas … Si si, has leído bien. Muchas veces una de nuestros mayores pensamientos limitantes es que no creemos ser merecedores del éxito o del bienestar y nos auto boicoteamos para no llegar nunca a él.

 

¿Cómo trabajar la toma de decisiones?

Para que el momento de decidir sea coherente con nosotros mismos debemos escuchar a nuestra intuición en lugar de dejarnos vencer por el miedo que condiciona las decisiones de nuestra mente.

Aunque no lo creas en el momento en que te planteas hacer un cambio o elegir, en tu interior la decisión ya está tomada. Solo hace falta detectar y trabajar con esos pensamientos que te están interfiriendo.

 

 Si supieras que todo va a salir bien ¿qué harías? En esa respuesta puedes obtener mucha información

 

Permíteme decirte que la decisión perfecta no existe, pero si la decisión correcta. Aquella que va alineada con tus valores y con lo que realmente quieres hacer.

 

Si te has sentido identificado en alguna de estas líneas es quizás porque estás en un momento de tu vida donde tienes que elegir y no sabes como hacerlo. Si tu quieres, te puedo ayudar. No diciéndote lo que tienes que hacer ¡ quién soy yo para valorar que es lo mejor para tí ! A través del método Creer para Crear tu mismo tomarás esa decisión de una manera segura y sin dudas.

 

Sea conmigo o no, si decides tomar decisiones hazlo desde el lugar donde quieres llegar, no en base a donde te encuentras ahora.

 

  ¿Tomas algo para ser feliz? Sí, decisiones