¿Cuál es mi vocación?


Vocación, esa voz que empiezas a sentir por dentro y que señala el rumbo que quieres darle a tu vida.

Algunos reconocen esa voz desde bien pequeños aunque, por mi experiencia profesional durante los últimos 15 años, me atrevería a decir que no son la mayoría. Muchos llegan a la adolescencia angustiados porque el sistema les dice que “tienen que elegir su futuro”.

En la vocación no influye nada más que nosotros mismos, aunque muchas veces le damos el poder a cosas externas que pueden eclipsar y sesgar esa voz interna.

Jóvenes, y no tan jóvenes, camuflan su meta vital al pensar que deben encontrar algo grande, algo muy valioso. Y muchas veces cosas que parecen poco ambiciosas son igual de valiosas para la persona, pero las esconde porque cree que socialmente no tiene valor.

 

                                                   Pincha aquí: ¿Qué quiero ser de mayor?

 

¿Qué hacer si quieres descubrir tu vocación o misión?

 

Cuando no encontramos hacia donde enfocarnos o no encontramos nuestra misión vital en la vida nos produce una vacío interior… Puede que no vivas mal, pero vas como en piloto automático, ¿Conoces esa sensación?

Una de las primeras cosas que hago con mis clientes es rebajar esa angustia, transformando ese periodo de presión en un periodo de libertad.
Descubrimos cuáles son aquellos modelos de éxito y de fracaso que tienen a nivel inconsciente y que vienen dados por:
– Esas expectactivas que ellos creen que tienen sus padres de ellos.
– La cultura social que les rodea, cómo deben ser para ser aceptados dentro del grupo.

 

                                              “Qué debo VS qué quiero”

 

Tras un proceso previo de autoconocimiento y cuando ya hemos detectado esas creencias que están haciendo de interferencia, es cuando podemos empezar a trabajar la persona desde su esencia, acorde con sus anhelos de verdad.
A través del Método Creer para Crear, preguntas y varias herramientas empezamos a sacar a la luz todo aquello que realmente eres, quieres y buscas para ti.

Empezamos a dibujar un camino mucho más definido, nombrando y haciendo conscientes todas las opciones que responden a esas características propias y únicas.

 

Algunas preguntas que podrías hacerte:

 

  • ¿Qué quiero yo?
  • ¿Qué busco yo?
  • ¿Qué cosas harías aunque no te pagaran por ello?
  • Si tuvieras 80 años ahora mismo y miraras atrás, ¿qué cosas te gustaría haber logrado o hecho en tu vida?
  • La gente que te conoce bien ¿en qué te dice que eres bueno?
  • ¿A qué cosas atiende habitualmente tu mente e imaginación?

 

Ahora imagínate…

Si el dinero no existe, todo el mundo apoya y valora lo que tu haces y puedes dedicar todo tu tiempo a hacer algo … ¿Qué seria?

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *